36.274 visitas

Niñas modelando para la revista Vogue

Al ver este tipo de fotos, no se porque, pero siento que estas niñas están siento explotadas de alguna forma ademas de estar perdiendo su infancia, tal vez no sea así, pero esa es la impresión que tengo. Y hasta se ven un poco espeluznantes :|

ninas modelos


ninas modelos

ninas modelos

ninas modelos

ninas modelos

ninas modelos

ninas modelos

Share this Story

Related Posts

  • Luz Mérida

    Qué triste ver la foto de estas niñas y ver su forma de vestir, de tomar poses y actuar más como una “mujer fatal” y no como las niñas que son….

    Nuestras niñas son presionadas desde una edad cada vez más temprana a ingresar al mundo de los adultos y cada día va ganando más terreno, pues tristemente en la sociedad de hoy aprenden con gran facilidad, y con permisividad de parte de los adultos, en ocasiones, son los propios padres los que alientan estos comportamientos, además de la influencia de revistas, del internet y programas juveniles a que enseñen el lado más sexy; donde los atributos físicos toman gran relevancia y cualquier cualidad o valor humano carezcan de importancia, y así van dejando el lado infantil nuestras niñas y robando con ello su infancia.

    Son muchos los casos que vemos de niñas que pasan de soñar con ser princesas; niñas dulces, graciosas, vestidas en tonos pastel a convertirse en auténticas sex symbol y descubren que al tomar poses y actuar más como mujeres que como niñas, van adoptando apariencias y comportamientos sexualizados que son aceptadas por la sociedad y por los que las rodean, entonces ellas empiezan a buscar por si misma ser un objeto sexual, y no alcanzan a desarrollar la capacidad mental, emocional y física para lidiar con ella.

    La mejor forma que podemos ayudar a nuestras niñas es buscar y promover entornos donde sean admiradas como personas, por sus habilidades, valores, carácter… y las animen a no dejarse manejar por las influencias que reciben. Ayudarlas a descubrir que el concepto de cuerpo perfecto es efímero y que envejecer no es un castigo.