Archives

Este hombre polaco es un fanático total de las artes marciales, los tatuajes y las escarificaciones. Él ha cubierto completamente su cuerpo con tatuajes, pero quiso llegar más allá.

Una de las últimas locuras fue hacerse tatuarse los globos oculares (¡sí, los ojos!) con un color oscuro extraño. No contento con eso, se hizo un corte horrible en la cara: una cicatriz enorme que “decora” un lado de su rosro.

Recomendación: no intente hacerlo en casa!