Archives

Todos conocemos de lo peligrosas que son nuestras calles. Digo “nuestras”, porque en cualquier parte del mundo suceden accidentes de tránsito.

En algunas ciudades los accidentes suceden con más frecuencia y con consecuencias más desastrozas que en otras.

No me dejarán mentir que la mayoría de accidentes se deben a fallas humanas, comunmente debido al consumo de alcohol por parte de los conductores (cuando bebas, no conduzcas!).

Aquí traigo una serie de imágenes de un accidente desastrozo.

accidente automovilistico horrible

ADVERTENCIA: Las imágenes son muy fuertes. Si eres menor de edad y o eres muy sensible a este tipo de fotos, es mejor que no las veas.

Desde aquí quiero solidarizarme con todos mis compatriotas peruanos que han sido víctimas de la furia del fuerte sismo de 7,5 grados escala de Richter, ocurrido el pasado miércoles 15 de agosto.

Pisco, junto con las ciudades de Ica y Chincha, en el sur del país, fueron las más afectadas por el sismo (95% de las víctimas). Este fenómeno dejó destrucción por todos lados. Los números son terribles; hasta la fecha hay un saldo de más de 500 muertos, más de 1500 heridos y 80,000 damnificados, derrumbes de miles de viviendas y graves daños.

La destrucción de viviendas es desgarradora, ya que la mayoría de construcciones antiguas son de adobe. Los pobladores que viven ahí están necesitados de agua, alimentos y vivienda.

Las imágenes de la televisión mostraron cómo varios cadáveres fueron alineados en la calle cerca de la Plaza de Armas en Pisco para que los familiares se los llevaran. El hecho más grave en esa ciudad se produjo en la iglesia de San Clemente, donde la cúpula se desplomó sobre los fieles que asistían a una misa de difuntos poco antes de las 7 de la noche, cuando se desató el sismo de dos minutos de duración. Ayer los socorristas sacaron con vida a seis personas de debajo de los escombros.

En otros departamentos del Perú sólo se sintió temblores, sin embargo trajo consigo otras cosas terribles: las líneas telefónicas colapsaron por la sobrecarga (la calidad del servicio de Telefónica es terrible, no tiene planes de emergencia), la energía eléctrica se cortó en muchos lugares. Muchísimas personas, desesperadas por saber de sus familias, les tocó vivir horas de angustia, por no poder comunicarse con ellas.

Ouch!.. qué dolor! Pobre niño. ¿Qué intentaba hacer? ¿Comer con la nariz?

Está claro que el niño está con un dolor terrible. Pero en todo esto hay algo muy extraño: la “madre” no parece preocupada, ni se inmuta!… ¿será la madre?